Club Cocherito
 
ActualidadNo.gif
coloquiosNo.gif
AgendaNo.gif
PublicacionesNo.gif
MerchandisingNo.gif
Español  

Historia del club

El Club Cocherito celebra el centenario de su constitución, cien años de historia indisolublemente vinculada a Bilbao y a la fiesta de los toros. En su larga trayectoria, ha sido un agente activo en la organización de actividades benéficas, culturales y festivas, y su historia, es también parte de la historia de Bilbao.

cartelCoche.jpg

Fue fundado el 20 de noviembre de 1910, en honor al torero Cástor Jaureguibeitia Ibarra “Cocherito de Bilbao”. Bilbao vivía unos años muy dinámicos en el terreno económico, artístico y cultural, y el epicentro de toda aquella actividad, era el Arenal, donde tuvo el Club su primera sede. En el año 1913 se asentó provisionalmente en la calle Jardines, y en 1925, en la calle Nueva, donde continúa en la actualidad.

El Club Cocherito se implicó tempranamente en la vida social bilbaina, organizó numerosos festejos a favor de los más necesitados, y era considerado una de las fuerzas vivas de la Villa.

Ni la despedida profesional de Cástor Jaureguibeitia, en 1919, ni el fallecimiento del torero, en 1928, impidieron que el Club se mantuviese en activo, de hecho, en esas fechas, disfrutó de un período de renovado esplendor, muy activo desde un punto de vista social e intelectual.

Concluidas las celebraciones por las Bodas de Plata, comenzó el año 1936 con grandes expectativas y proyectos que se vieron frustrados por el inicio de la Guerra Civil española.

Al término de la guerra, el Club fue recuperando poco a poco su actividad, y en los años cuarenta, surgió, en su seno, “El Grupo Club Cocherito”. Algunos de sus integrantes, habían sido o fueron posteriormente, presidentes del Club: Pedro Villarejo, Esteban Macazaga, Silvino de Diego, Carmelo Sánchez Pando, Gregorio Martínez Casado, Dionisio Álvarez, Mariano San Martín y Juan Meaza.

El objetivo del “Grupo” fue la organización de festejos taurinos en Bilbao, en principio, festejos menores, pero en los años 1952 y 1953, se atrevieron, con gran éxito, a organizar las Corridas Generales. Instauraron un sistema de bonos para adquirir entradas, restablecieron la tradición de vestir a los clarineros con vistosos atavíos, e instauraron las banderillas y divisas de lujo.

El 17 de mayo de 1959, el Club Cocherito recibió el título de Entidad Ejemplar, y se solicitó, del Ministerio de la Gobernación, su ingreso en la Orden Civil de Beneficencia.

Pocos meses después comenzaron las celebraciones por las Bodas de Oro, con la preparación de banquetes, exposiciones, la publicación de un libro, y dos festejos taurinos. Se celebró una becerrada en la que participaron conocidos aficionados bilbainos, junto a Antonio Ordóñez; y el 4 de septiembre de 1960, una gran corrida de toros. Antonio Ordóñez, Diego Puerta y Juan García “Mondeño”, con reses de Atanasio Fernández. Juan Belmonte fue invitado de honor del Club.

Ese período coincidió en el tiempo con un suceso fundamental en la historia de la plaza de toros de Bilbao. El 19 de junio de 1962 se inauguró el nuevo coso de Vista Alegre, ya que el anterior, que databa de 1882, había desaparecido pasto de las llamas la noche del 4 al 5 de septiembre de 1961.

El Club se ofreció para cualquier aspecto relacionado con la edificación de la nueva plaza, y se creó un premio al toro más bravo de las Corridas Generales, que aún se mantiene.

La década de los setenta fue muy compleja, como lo fue para toda la sociedad en general. En parte por la situación económica, y en parte también, por la situación política.

Los presidentes que dirigieron la Sociedad aquellos difíciles años, fueron Juan José Abrisqueta, Alberto Olmedo, Facundo Álvarez y Mariano San Martín, que a pesar de las dificultades, llevaron a cabo numerosos proyectos.

En agosto de 1978 se organizaron los primeros coloquios taurinos, y el gran éxito que tuvieron, animó a organizarlos en los años sucesivos, hasta la actualidad. Los coloquios pasaron a convertirse en un emblema más del Club Cocherito, junto con el banquete anual y la entrega del trofeo al toro más bravo.

pintura2.jpg

Repuesto el Club de las graves inundaciones que asolaron Bilbao en agosto de 1983, se tomó el acuerdo de formar varias comisiones de cara a la celebración de los festejos conmemorativos de las Bodas de Diamante, en 1985.

Con el objeto de dar más realce a la celebración, se programaron dos novilladas con picadores, un encuentro taurino cultural, y un libro, obra de Germán Azumendi. El presidente que llevó adelante las celebraciones fue Carmelo Sánchez–Pando, que en 1986, pasó el testigo a Azumendi, quien, en los meses que ocupó el cargo –falleció en el transcursode su mandato– realizó un trabajo excepcional de modernización del Club.

A partir de 1988, y bajo la presidencia de Manolo Vicario, el Club experimentó grandes cambios, fue una etapa de numerosas iniciativas. Se editó el primer número de un Boletín Informativo, se reinventó en dos ocasiones un nuevo espacio festivo que sacó al Club Cocherito a la calle, y se programó, en 1989 y 1991, una Semana Taurina Cultural.

En 1995, el presidente Patxuko Abrisketa, organizó el Congreso Internacional Taurino, fueron invitados todos los clubs y peñas taurinas del mundo, y la acogida fue desde el principio muy satisfactoria. La labor realizada en esos años se vio recompensada con la Medalla al Mérito Taurino, galardón otorgado en 1998 por la Real Federación Taurina de España.

En diciembre de 1998, Javier Molero accedió a la presidencia del Cocherito, los retos eran muchos, y la respuesta a éstos fue sensacional. Dirigió el Club durante los cuatro años siguientes, hasta diciembre de 2002, en que cedió la dirección a Leopoldo Sánchez Gil, quien ha ido marcando el rumbo en la última década.

Ambos presidentes han prestado un gran interés al papel de los jóvenes. Llama la atención la gran cantidad de actividades celebradas, que han difundido los valores de la fiesta a un número elevado de personas. Todo ello ha propiciado un espectacular incremento en la cifra de socios, durante la presidencia de Leopoldo Sánchez Gil, se ha alcanzado el número de asociados más elevado de toda la historia del Club.

Se han organizado excursiones a todo el mundo taurino, destacando las programadas a México, Colombia y Lisboa, y han sido muy numerosos los reconocimientos que el Cocherito ha recibido de otras instituciones bilbainas.

Cien años después de su fundación, el Club ha conseguido mantener su esplendor y aún acrecentar su fama y posición en el mundo taurino, tratando de dar respuesta al significado de un Club Taurino en Bilbao en el siglo XXI.

socio.gif
galeria.gif

Síguenos en:

C/ Nueva, 2 - 1º - 48005 Bilbao Tel. 94 416 14 47